METAVISION INTEGRADORA PSICOEVOLUTIVA

MISION

POR LO MEJOR DEL MUNDO

                   La vara de gladiolos colorados presenció mi bienestar. El centro amarillo del pimpollo del medio se abría generoso tocando tibios sentires en mi pecho. Algo de lo mejor del mundo latía allí. Ese cálido aroma del intenso color, fácilmente evocable, me pedía a gritos ser sembrado de aquí a la eternidad. Ya nunca más podría desoír sin sentir al menos un temblor, la invitación de recrear lo mejor de nuestro mundo.

ASÍ EN LA TIERRA…

COMO EN EL CIELO

En la singular oración que expresa nuestra unidad fundamental con el Creador, pedimos que se haga su Voluntad acá en la tierra, de la manera como se hace en el Cielo. En el reconocimiento de ser seres creados está la declaración libre del consentimiento con la Voluntad del Creador.

Nos reconocemos como creados y a la vez como sujetos beneficiarios de esa magna Voluntad. Hacemos nuestra, esa voluntad que nos fue dada. La maravilla de elegir lo recibido. El núcleo de la libertad.

Afirmamos con esas palabras nuestra decisión de que en la tierra rija la Voluntad del Creador, el Padre.

Allí, la tierra y el cielo se hacen uno, tanto como el creador y el creado. Tenemos aquí el prototipo de la unión integrada, la unión que se hace un entero.

Ese prototipo se despliega en el universo, en donde observamos muestras en todos lados de uniones integradas. Tan múltiples y variadas son, que la ejemplificación se hace innumerable

Si la herencia y la genética nos hace reconocernos como humanos que venimos reproduciendo el árbol de la humanidad, sólo la voluntad de aceptar esa unidad nos hará elegir libremente el camino de la integración de los seres humanos en el cuerpo de la humanidad; y, más ampliamente la unidad de los seres creados, conocidos o por conocer, en el organismo de la creación.

Este reconocimiento de la unidad de la creación, conlleva un compromiso de responsabilidad que va más allá de lo individual. Si lo hubiéramos asumido y cumplido no estaríamos hablando por ejemplo de problemas ecológicos, tanto de la naturaleza, como de las sociedades o de la salud en cualquier ámbito.

¿Estamos lejos de aquel cielo en la tierra por el que rogamos al Creador?

El alejamiento se relacionaría con una no aceptación de la unidad de la creación en sí misma y con su creador. En lugar de decisiones de unidad se toman decisiones de ruptura. El lujo de unos pocos, por sobre el alimento de todos.

Cuando hace 25 años hacía mis primeras observaciones con método psicológicos veía el mismo esquema en las personas que se me enviaban para estudio: los más afectados siempre privilegiaban una parte sobre el todo; aún en tests de simple percepción. Estaban haciendo el esquema de elección que desintegraba sus vidas: atacando su propia ecología.

Es amplio el espectro, pero el esquema básico de la disyuntiva entre la consideración del todo o por el contrario anteponer una parte de él, se puede observar en cualquier ámbito del ser. Si aplicamos este esquema básico a cualquier tema particularizado o general, obtendremos una perspectiva para la toma de decisiones que incluyan el sentido de ese todo de que se trate.

Es esta una reducción a lo más básico de una aventura, descrita en mis otras publicaciones, que intenta humildemente abrir un canal, de ida y vuelta, de lo simple a lo complejo y de la parte el todo, reflexionando a partir del aporte de la observación de técnicas psicológicas.

Estallido de la Integridad, Ediciones Psicoevolución

Psicoevolución Ediciones, 1993

METAVIDA

Cada acto de vida, es vida. Todos sabemos que hay distintas formas del vivir. No es la misma vida el comer, que el pensar o el amar.

Esa riqueza de posibilidades nos dice de la abundancia de sentidos que atesora el hecho de la vida.

Sentidos familiares algunos, lejanos o desconocidos otros. También los hay inmediatos o mediatos. Aún aquellos que por nuestra costumbre de dividir el tiempo los ponemos en el futuro, como si todavía no tuvieran vida y la van a adquirir. ¿No nos damos cuenta que al concebirlos ya tienen vida?

El hígado, las uñas, los ojos, el corazón viven tanto como los sentimientos las emociones y los pensamientos; lo hacen de manera distinta. Responden a la fuente que es la vida de la persona de la cual son miembros.

Consecuentemente creo que corresponde preguntarnos: ¿Cuál es la fuente de la vida de esa persona y de todas las personas? Esa fuente, que podríamos llamar La Vida, es, como la vida de la persona, un hecho; aún cuando nuestra mente concreta no pueda verlo o tocarlo.

Lo que nos acerca a esa Vida, lo que nos une a esa Fuente es lo que llamaría La Metavida, porque nos transporta más allá de nuestra vida de individuo y es algo que como nuestro origen se convierte en nuestra meta o finalidad.

 

 

MISION INTEGRACION

La integración, en Psicoevolución Integradora, es la condición que hace de algo un todo autoorganizado de acuerdo a un sentido. Ese sentido le da identidad evolutiva. Una planta, una piedra, una persona, un país, un copo de algodón o de nieve, una mancha, una galaxia… evolucionarán o desplegarán su existencia de acuerdo a su sentido en sí mismo. Ese sentido organiza y despliega el proyecto evolutivo de ese Todo.

Y ESO ES EL/LO ESPIRITUAL. MANIFESTADO EN ESE ALGO DEL TODO QUE SOMOS

Cuando se hacía referencia a todo, se lo definía como la suma de sus partes, luego vinieron quienes alertaron que “el todo es más que la suma de sus partes”. Y ese buen paso trae las dudas: ¿más qué? O ¿qué más? Por ejemplo si desarmamos un cuadrado fraccionándolo o dividiéndolo en sus partes (lados), y, ponemos juntos a los cuatro segmentos: ¿recomponemos el cuadrado? Depende de la relación que establezcamos entre esas partes y de algo que corresponde a la “figura” que se componga o construya. Esa particular figura es la que lo va a identificar como cuadrado; ese será su “sentido”, su particularidad de ser, su organización espacio-temporal. Entonces, algo de ese más que nos trajo las dudas, es la relación entre las partes, componentes o miembros: la figura.

Luego se oyeron otras voces que advirtieron sobre las etapas que va cumpliendo la persona desde niño, para ir desarrollando la construcción del cuadrado, de las otras figuras geométricas, y, de cualquier otra construcción que implique en sí misma una conjunción de formas en un espacio-tiempo. Es decir, interpreto que aquí se nos habla de otro “algo más” relacionado con la inseparable ecuación espacio-tiempo: la evolución: la proyección y el sentido. Parece ser ésta condición del “sentido” lo que nos dice de las características, funcionamiento y objetivos de este todo. Esto no lo deja claro la definición convencional de todo integrado. Pues si integrar significa constituir las partes en un todo, se nos repite aquí semejante duda de la antes mencionada, en este caso: ¿de qué todo hablamos? ¿Cuál es su sentido y proyecto? Si el todo global entre países tiene como sentido hacer negocios rentables, no es la integración implicada en la globalización la responsable, por ejemplo del hambre, sino el sentido y objetivo de esa globalización. Lo que la globalización sí hace es aumentar las consecuencias del proyecto, independientemente del buen o mal sentido que este tenga.

Y aquí creo que estamos en un punto álgido de la cuestión de la integración: la mejor integración es la que realiza la mejor forma del todo y a la vez la de cada uno de sus miembros. Es decir, la que mejor construye el sentido, objetivo o proyecto del todo, junto al mejor de cada uno de sus miembros. Y, hay ecuaciones o relaciones del Todo y sus miembros que se acercan más adecuadamente a ese objetivo.

Las metodologías de la Psicoevolución Integradora tienden a comprender cada situación vital, simple y/o compleja. A partir de esa comprensión se desarrollarán técnicas para lograr las mejores relaciones entre todas las posibilidades, y, en especial las del miembro con el Todo al que pertenece.

Las estrategias de esas metodologías fueron descriptas en el Estallido de la Integridad. Son variadas y en interrelación, van realizando el camino de “reconocimiento” de la situación y de su sentido, de la mayor cantidad de sus posibilidades”, tanto como de la “selección de las más aptas” para el cumplimiento de ese sentido. Después del reconocimiento y de la selección de las mejores posibilidades se elegirá la trayectoria para el cumplimiento del sentido “seleccionado” o elegido “selección electiva”.